El Tranvía Azul de Barcelona: más de cien años subiendo a lo alto.

En Barcelona, en una de las zonas más ricas y señoriales de la ciudad, circula un viejo tranvía que se inaguró en 1901. Son más de cien años de servicio, en una ciudad que durante mucho tiempo desterró de sus calles los tranvías (todos menos este, que se mantuvo como atracción turística), pero luego, en una versión mucho más moderna, los volvió a recuperar.

tranvia azul

El recorrido del Tranvía Azul es muy sugerente. Arranca en la plaza Kennedy (donde está una estación de los FFCC) y asciende por una señorial avenida llena de grandes mansiones de principios de siglo. Es uno de los pocos rincones de la ciudad donde pueden verse casas con jardín. Así, el viejo tranvía va subiendo hasta llegar a la estación del funicular que lleva al Parque de Atracciones del Tibidabo, desde donde puede verse toda Barcelona. Mientras sube, pasa por delante de casas grandes como castillos. Algunas se utilizan como colegios, o clínicas. En otra de ellas está el consulado de China. Y también un famoso restaurante: El Asador de Aranda. Es un recorrido muy apreciado por los turistas, tanto por la belleza del transporte, y el trayecto, como por las vistas que hay al final.

Como curiosidad, decir que en la parte alta del recorrido, donde finaliza el tranvía, hay un bar con unas vistas magníficas de toda la ciudad. Uno puede tomar un café con leche allá arriba y divisar una impresionante vista de Barcelona. Otra rareza, que sabrán apreciar los habitantes de la ciudad condal, es que este tranvía es uno de los pocos sitios donde aún figura el escudo antiguo de la ciudad, que tenía dos barras por cuartel en vez de cuatro. Un detalle que no deja de darle cierto encanto.

Un consejo: si quieren disfrutar del trayecto, consulten antes en Google y busquen el horario en la web oficial. Porque, aunque es un servicio activo, sólo circula los fines de semana y en un horario limitado. Fuera de este intervalo, hace el mismo recorrido un autobús, pero no es lo mismo, claro. Que no les ocurra como a algunos turistas despistados, que por no informarse bien no pudieron disfrutar de esa maravillosa experiencia.

 

150 aniversario del Metro de Londres

El Metro de Londres es, sin duda, un ferrocarril con mucha historia. Fue inagurado el 10 de Enero de 1863, y en sus comienzos se diferenciaba bien poco de un tren de vapor normal. Era arrastrado por una locomotora de vapor, y tenía los vagones divididos en clases (coches de primera, de tercera, etc..) La única diferencia era que contaba con un dispositivo especial para limitar el humo.

metro de londres

En el año 1903, el “tube” incorporó un sistema de tracción eléctrica con un automotor en cada extremo, lo que sin duda contribuyó a modernizarlo bastante. En la época de la Inglaterra victoriana, cuando Londres era la mayor ciudad del mundo y la tracción a vapor un símbolo de modernidad, el metro era sin duda emblemático. Incluso llegó a salir en alguna ocasión como escenario de las andanzas de Sherlock Holmes.

Claro que no todos, por esa época, estaban a favor del progreso. Había quien pensaba que el cuerpo humano no estaba preparado para aguantar escalofriantes velocidades de más de treinta kilómetros por hora. Otros creían que el hecho de perforar las entrañas de la Tierra para hacer circular un ferrocarril era “perturbar al mismísimo diablo”. Lo cierto es que, al ver las imágenes de las estaciones llenas de humo por las viejas locomotoras, uno no puede dejar de pensar un poco en el infierno…

centenario metro de londres

Todo un contraste, ver por televisión las imágenes de las viejas locomotoras victorianas circulando por las instalaciones del metro actual. Era muy llamativo fijarse en la diferencia entre los viejos y los nuevos vagones.

aniversario metro de londres

Por supuesto, como toda institución centenaria inglesa, el Metro de Londres tiene sus viejas historias de fantasmas y aparecidos. Hay historias de mujeres y niños muertos durante la Segunda Guerra Mundial, y cuyos gritos se oyen todavía. También se aparecen fantasmas de personas que fueron asesinadas, y rumores sobre apariciones en determinados tramos. Hasta el punto de que algunos trabajadores, asustados, han llegado a dejar el empleo.

Hoy en día, el “tube” (metro) es considerado una de las maravillas de la ciudad, con una red de más de 400 kilómetros, y que da servicio a una de las mayores ciudades del mundo. Toda una institución, con una larga historia a cuestas… y también con sus rumores y leyendas.

Trenes de vapor en África (II): Rovos Rail

Hoy hablaremos de uno de los más sorprendentes y lujosos trenes de vapor de Africa: el Rovos Rail. Este tren turístico sudafricano está compuesto por locomotoras y vagones de época, y cuenta con un nivel de lujo y confort realmente increible.

tren antiguo

Anteriormente, en este mismo blog, ya hablamos de otro tren de vapor en Africa que funcionaba como una línea convencional (el tren de vapor de Eritrea). Pero el Rovos Rail es algo totalmente distinto; se trata de un auténtico Orient Express sudafricano. No en vano se le conoce como “El orgullo de Africa”. Disfrutar de sus paisajes, y del confort y de la belleza del propio tren, es toda una experiencia.

rovos rail sala

El origen de este curioso tren se remonta a 1986. Fue Rohand Vos el que tuvo la idea de recuperar antiguo material rodante de época, y restaurarlo minuciosamente hasta conseguir ese ambiente tan especial que tienen los trenes de lujo antiguos. Todos los pequeños detalles están pensados en el Rovos Rail: la librea verde y dorada de los mozos, la coqueta estación victoriana de Capital Park desde donde parten los convoyes, y el curioso detalle de un balconcillo en la parte trasera del vagón de cola, desde donde pueden verse los espectaculares paisajes africanos que este tren recorre.

rovos rail trasera

Toda una experiencia, que ha encantado a aquellos que lo han disfrutado, y que no es tan caro, si se piensa que puede salir por el mismo precio que un crucero en barco. Realmente, uno de los más increíbles trenes de vapor de Africa, un continente donde el lujo y la miseria se dan la mano.

El ferrosaurio de Buenos Aires: cien años de metro

buenos aires 22
El 12 de Enero del 2013 dejaron de circular los convoyes de fabricación belga (Le Brugeoise) que prestaban servicio en la linea A del “subte” de Buenos Aires. Todo un récord, si pensamos que comenzaron a prestar servicio el 2 de diciembre de 1913. Cien años de metro, muy dignamente llevados.

Estos vagones, que ya se habían convertido en un atractivo turístico de la capital argentina, eran los más antiguos del mundo que estaban en activo. Con sus carrocerías de madera, y su elegante estructura de sabor antiguo, habían sufrido numerosas modificaciones, pero siempre manteniendo su encanto original. Lo cierto es que, últimamente, ya planteaban problemas debido al constante mantenimiento que se les tenía que hacer, y su precaria seguridad.

Siempre es sorprendente encontrar antiguo material rodante en servicio activo, pero cuando se trata de una línea de metro de una ciudad moderna como Buenos Aires, transportando miles de pasajeros diarios, no deja de ser conmovedor.

Finalmente, y justo cuándo han rebasado por poco la marca de los cien años en activo, dichos convoyes van a ser jubilados. Serán sustituídos por nuevas unidades de origen chino. Una decisión no exenta de polémica, porque hay quienes se oponen a que “los belgas” dejen de funcionar. Lo curioso es que los nuevos convoyes fueron comprados por el gobierno argentino, pero la decisión de utilizarlos para retirar los trenes centenarios fue del alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri; la presidenta Kirchner ya expresó su deseo de mantener en activo a los ferrosaurios.

Esperemos, en todo caso, que se mantengan como recuerdo algunas de estas centenarias y magníficas unidades, que tan buen rendimiento han dado. Se dice que dos vagones “funcionarán” como bibliotecas públicas. Bien lo merecen.

Tren Talgo II ; mi tren favorito del museo.

DCP04820DCP04815

De todos los vagones y locomotoras que se exponen en el museo del ferrocarril de Vilanova, mi favorito es esta composición de Talgo II que se conserva intacta y en buen estado. Un magnífico tren de época que en su momento fue de los mejores del mundo.

El Talgo fue, en su momento, un tren muy avanzado tecnológicamente, y algunas de sus características se conservan en trenes construidos actualmente. Son vagones articulados, con un centro de gravedad bajo, y rodamiento independiente. Además, tenía un lujo y confort muy alto para la época, con espaciosas butacas, puertas a nivel del andén y un mirador en el coche de cola. Algo que podemos comprobar si visitamos el museo, ya que el Talgo es accesible al público (los cuatro vagones de la composición).

DCP04819

DCP04818

El Talgo II, remolcado por una potente locomotora diesel norteamericana, llegó a alcanzar más de 140 km/h en pruebas, aunque en servicio comercial no pasaba de los 120 km/h.

Comenzó a prestar servicio en 1950, entre Madrid y Hendaya, en la frontera francesa, y se mantuvo hasta 1972 en esta línea, así como en los trayectos desde Madrid a Barcelona o Valencia.

Llama mucho la atención que la España de la época, que luchaba con salir del subdesarrollo y convertirse en una nación moderna e industrializada, contase con un tren tan moderno. Claro que algo parecido pasa hoy, si comparamos la situación de crisis actual con la amplia y moderna red de líneas de alta velocidad… de las cuáles ya se ha tenido que cerrar alguna.

En todo caso, es un magnífico ejemplar de Tren Talgo. Un bello tren de epoca que vale la pena visitar, para hacernos una idea del concepto que se tenia de un tren de lujo en los años 50.

Museu del Ferrocarril de Catalunya

Hoy os hablaré de mi reciente visita a la magnífica colección de locomotoras de vapor y de material ferroviario que se conserva en el Museu del Ferrocarril de Catalunya, en Vilanova i la Geltrù.

El museo se encuentra en lo que antiguamente era un depósito de locomotoras, con su rotonda y su puente giratorio. Supongo que los aficionados al ferrocarril que vivan en Catalunya ya lo habrán visitado. Si no es así, es muy fácil llegar: se encuentra justo al lado de la estación de tren de Vilanova. Lo primero que llama la atención es la espectacular entrada, rematada por el testero de una locomotora.

Una vez dentro, aparte de unas maquetas y una colección de trenes a escala, hay algunos detalles curiosos, como esta pared “de ambiente ferroviario”, con siluetas de personajes de época.

También hay más detalles, como un curioso aviso de la compañía MZA y un tramo de vía donde se comparan los diferentes anchos de vía existentes. Todo remite a la época dorada de las locomotoras de vapor.

Pero lo más interesante, desde luego, es la magnífica colección de locomotoras españolas que se conserva en el museo. La mayoría son de vapor, pero también encontramos algunas viejas locomotoras diesel y eléctricas.

El material rodante que se encuentra ahí guardado es tan importante que no se puede despachar en un sólo artículo, sino que hay que ir explicando la historia de cada locomotora antigua, la época en que circuló, etc. Eso es algo que iré poniendo aquí, en este blog, poco a poco. Más que nada este artículo es para “abrir boca” y, si no lo habéis visto aún, recomendaros la visita a este museo del ferrocarril. No sólo vais a disfrutar viendo una colección de locomotoras de vapor que son parte de la historia de nuestro país, sino que también podréis ver multitud de pequeños detalles que son los que hacen más interesante la visita.

Por ejemplo, este coche adaptado a la circulación por raíles:

Una dresina de obras que se utilizaba para transporte de personal:

Y una vagoneta de “tracción humana”, como las que a veces se ven en las películas del oeste.

Más fotos mostrando el ambiente que se respira en el museo del ferrocarril, rodeado de locomotoras de época: en alguna de ellas podemos acceder al interior de la cabina.

Un día muy agradable, rodeado de las viejas locomotoras de vapor españolas, sobre las cuáles hablaré más extensamente aquí, en este mismo blog.Si no habéis estado, os lo recomiendo, incluso aunque viváis muy lejos. No sólo por la impresionante muestra de trenes de vapor que están expuestos, sino porque en la librería del museo se venden ejemplares de oferta con interesante documentación que os pueden ser de utilidad.

Un saludo y hasta mi próximo artículo.

Trenes de vapor en Asia (I): Nepal

Nepal es un país pobre y montañoso, donde más del 80% de su territorio está formado por montañas de gran altitud. Actualmente, después de muchos años de monarquía, hay allí establecida una república federal. Por el momento, este país no se ha beneficiado aún de la ola de desarrollo económico que han experimentado sus grandes vecinos, India y China, entre los cuáles se encuentra Nepal encajonado.

Pues bien, en Nepal encontramos uno de los trenes de vapor en Asia que aún están en activo: el que cubre el recorrido entre la ciudad india de Jaynagar a la ciudad nepalí de Janakpurdham. Es un tren de vapor arrastrado por una vieja locomotora de vapor de los años 30. Lo curioso es que, a pesar de su aspecto humilde y precario, este tren de vapor tiene categoría internacional, ya que hace el trayecto entre dos países.

Es un tren de vapor que, cómo podéis ver, va abarrotado hasta los topes, con gente viajando en el techo de los vagones, y efectúa su recorrido lentamente, a una velocidad algo mayor que la de un caminante apresurado, con su vieja locomotora de vapor resoplando.

Pero no deja de ser bonito ver a un tren de vapor prestando servicio todavía, casi centenario y hacíendo la competencia a las también viejas locomotoras diesel. Uno de los trenes de vapor en Asia que aún permanecen en activo.