El Tranvía Azul de Barcelona: más de cien años subiendo a lo alto.

En Barcelona, en una de las zonas más ricas y señoriales de la ciudad, circula un viejo tranvía que se inaguró en 1901. Son más de cien años de servicio, en una ciudad que durante mucho tiempo desterró de sus calles los tranvías (todos menos este, que se mantuvo como atracción turística), pero luego, en una versión mucho más moderna, los volvió a recuperar.

tranvia azul

El recorrido del Tranvía Azul es muy sugerente. Arranca en la plaza Kennedy (donde está una estación de los FFCC) y asciende por una señorial avenida llena de grandes mansiones de principios de siglo. Es uno de los pocos rincones de la ciudad donde pueden verse casas con jardín. Así, el viejo tranvía va subiendo hasta llegar a la estación del funicular que lleva al Parque de Atracciones del Tibidabo, desde donde puede verse toda Barcelona. Mientras sube, pasa por delante de casas grandes como castillos. Algunas se utilizan como colegios, o clínicas. En otra de ellas está el consulado de China. Y también un famoso restaurante: El Asador de Aranda. Es un recorrido muy apreciado por los turistas, tanto por la belleza del transporte, y el trayecto, como por las vistas que hay al final.

Como curiosidad, decir que en la parte alta del recorrido, donde finaliza el tranvía, hay un bar con unas vistas magníficas de toda la ciudad. Uno puede tomar un café con leche allá arriba y divisar una impresionante vista de Barcelona. Otra rareza, que sabrán apreciar los habitantes de la ciudad condal, es que este tranvía es uno de los pocos sitios donde aún figura el escudo antiguo de la ciudad, que tenía dos barras por cuartel en vez de cuatro. Un detalle que no deja de darle cierto encanto.

Un consejo: si quieren disfrutar del trayecto, consulten antes en Google y busquen el horario en la web oficial. Porque, aunque es un servicio activo, sólo circula los fines de semana y en un horario limitado. Fuera de este intervalo, hace el mismo recorrido un autobús, pero no es lo mismo, claro. Que no les ocurra como a algunos turistas despistados, que por no informarse bien no pudieron disfrutar de esa maravillosa experiencia.

 

150 aniversario del Metro de Londres

El Metro de Londres es, sin duda, un ferrocarril con mucha historia. Fue inagurado el 10 de Enero de 1863, y en sus comienzos se diferenciaba bien poco de un tren de vapor normal. Era arrastrado por una locomotora de vapor, y tenía los vagones divididos en clases (coches de primera, de tercera, etc..) La única diferencia era que contaba con un dispositivo especial para limitar el humo.

metro de londres

En el año 1903, el “tube” incorporó un sistema de tracción eléctrica con un automotor en cada extremo, lo que sin duda contribuyó a modernizarlo bastante. En la época de la Inglaterra victoriana, cuando Londres era la mayor ciudad del mundo y la tracción a vapor un símbolo de modernidad, el metro era sin duda emblemático. Incluso llegó a salir en alguna ocasión como escenario de las andanzas de Sherlock Holmes.

Claro que no todos, por esa época, estaban a favor del progreso. Había quien pensaba que el cuerpo humano no estaba preparado para aguantar escalofriantes velocidades de más de treinta kilómetros por hora. Otros creían que el hecho de perforar las entrañas de la Tierra para hacer circular un ferrocarril era “perturbar al mismísimo diablo”. Lo cierto es que, al ver las imágenes de las estaciones llenas de humo por las viejas locomotoras, uno no puede dejar de pensar un poco en el infierno…

centenario metro de londres

Todo un contraste, ver por televisión las imágenes de las viejas locomotoras victorianas circulando por las instalaciones del metro actual. Era muy llamativo fijarse en la diferencia entre los viejos y los nuevos vagones.

aniversario metro de londres

Por supuesto, como toda institución centenaria inglesa, el Metro de Londres tiene sus viejas historias de fantasmas y aparecidos. Hay historias de mujeres y niños muertos durante la Segunda Guerra Mundial, y cuyos gritos se oyen todavía. También se aparecen fantasmas de personas que fueron asesinadas, y rumores sobre apariciones en determinados tramos. Hasta el punto de que algunos trabajadores, asustados, han llegado a dejar el empleo.

Hoy en día, el “tube” (metro) es considerado una de las maravillas de la ciudad, con una red de más de 400 kilómetros, y que da servicio a una de las mayores ciudades del mundo. Toda una institución, con una larga historia a cuestas… y también con sus rumores y leyendas.

Trenes de vapor en África (II): Rovos Rail

Hoy hablaremos de uno de los más sorprendentes y lujosos trenes de vapor de Africa: el Rovos Rail. Este tren turístico sudafricano está compuesto por locomotoras y vagones de época, y cuenta con un nivel de lujo y confort realmente increible.

tren antiguo

Anteriormente, en este mismo blog, ya hablamos de otro tren de vapor en Africa que funcionaba como una línea convencional (el tren de vapor de Eritrea). Pero el Rovos Rail es algo totalmente distinto; se trata de un auténtico Orient Express sudafricano. No en vano se le conoce como “El orgullo de Africa”. Disfrutar de sus paisajes, y del confort y de la belleza del propio tren, es toda una experiencia.

rovos rail sala

El origen de este curioso tren se remonta a 1986. Fue Rohand Vos el que tuvo la idea de recuperar antiguo material rodante de época, y restaurarlo minuciosamente hasta conseguir ese ambiente tan especial que tienen los trenes de lujo antiguos. Todos los pequeños detalles están pensados en el Rovos Rail: la librea verde y dorada de los mozos, la coqueta estación victoriana de Capital Park desde donde parten los convoyes, y el curioso detalle de un balconcillo en la parte trasera del vagón de cola, desde donde pueden verse los espectaculares paisajes africanos que este tren recorre.

rovos rail trasera

Toda una experiencia, que ha encantado a aquellos que lo han disfrutado, y que no es tan caro, si se piensa que puede salir por el mismo precio que un crucero en barco. Realmente, uno de los más increíbles trenes de vapor de Africa, un continente donde el lujo y la miseria se dan la mano.

Museu del Ferrocarril de Catalunya

Hoy os hablaré de mi reciente visita a la magnífica colección de locomotoras de vapor y de material ferroviario que se conserva en el Museu del Ferrocarril de Catalunya, en Vilanova i la Geltrù.

El museo se encuentra en lo que antiguamente era un depósito de locomotoras, con su rotonda y su puente giratorio. Supongo que los aficionados al ferrocarril que vivan en Catalunya ya lo habrán visitado. Si no es así, es muy fácil llegar: se encuentra justo al lado de la estación de tren de Vilanova. Lo primero que llama la atención es la espectacular entrada, rematada por el testero de una locomotora.

Una vez dentro, aparte de unas maquetas y una colección de trenes a escala, hay algunos detalles curiosos, como esta pared “de ambiente ferroviario”, con siluetas de personajes de época.

También hay más detalles, como un curioso aviso de la compañía MZA y un tramo de vía donde se comparan los diferentes anchos de vía existentes. Todo remite a la época dorada de las locomotoras de vapor.

Pero lo más interesante, desde luego, es la magnífica colección de locomotoras españolas que se conserva en el museo. La mayoría son de vapor, pero también encontramos algunas viejas locomotoras diesel y eléctricas.

El material rodante que se encuentra ahí guardado es tan importante que no se puede despachar en un sólo artículo, sino que hay que ir explicando la historia de cada locomotora antigua, la época en que circuló, etc. Eso es algo que iré poniendo aquí, en este blog, poco a poco. Más que nada este artículo es para “abrir boca” y, si no lo habéis visto aún, recomendaros la visita a este museo del ferrocarril. No sólo vais a disfrutar viendo una colección de locomotoras de vapor que son parte de la historia de nuestro país, sino que también podréis ver multitud de pequeños detalles que son los que hacen más interesante la visita.

Por ejemplo, este coche adaptado a la circulación por raíles:

Una dresina de obras que se utilizaba para transporte de personal:

Y una vagoneta de “tracción humana”, como las que a veces se ven en las películas del oeste.

Más fotos mostrando el ambiente que se respira en el museo del ferrocarril, rodeado de locomotoras de época: en alguna de ellas podemos acceder al interior de la cabina.

Un día muy agradable, rodeado de las viejas locomotoras de vapor españolas, sobre las cuáles hablaré más extensamente aquí, en este mismo blog.Si no habéis estado, os lo recomiendo, incluso aunque viváis muy lejos. No sólo por la impresionante muestra de trenes de vapor que están expuestos, sino porque en la librería del museo se venden ejemplares de oferta con interesante documentación que os pueden ser de utilidad.

Un saludo y hasta mi próximo artículo.

Trenes de vapor en Asia (I): Nepal

Nepal es un país pobre y montañoso, donde más del 80% de su territorio está formado por montañas de gran altitud. Actualmente, después de muchos años de monarquía, hay allí establecida una república federal. Por el momento, este país no se ha beneficiado aún de la ola de desarrollo económico que han experimentado sus grandes vecinos, India y China, entre los cuáles se encuentra Nepal encajonado.

Pues bien, en Nepal encontramos uno de los trenes de vapor en Asia que aún están en activo: el que cubre el recorrido entre la ciudad india de Jaynagar a la ciudad nepalí de Janakpurdham. Es un tren de vapor arrastrado por una vieja locomotora de vapor de los años 30. Lo curioso es que, a pesar de su aspecto humilde y precario, este tren de vapor tiene categoría internacional, ya que hace el trayecto entre dos países.

Es un tren de vapor que, cómo podéis ver, va abarrotado hasta los topes, con gente viajando en el techo de los vagones, y efectúa su recorrido lentamente, a una velocidad algo mayor que la de un caminante apresurado, con su vieja locomotora de vapor resoplando.

Pero no deja de ser bonito ver a un tren de vapor prestando servicio todavía, casi centenario y hacíendo la competencia a las también viejas locomotoras diesel. Uno de los trenes de vapor en Asia que aún permanecen en activo.

Trenes de vapor en Africa (I): Eritrea.

Este artículo trata sobre uno de los más sorprendentes trenes de vapor en Africa: el ferrocarril de vapor en activo que existe en Eritrea.

Eritrea es un pequeño estado africano, a orillas del mar Rojo, que se proclamó independiente en 1993. La historia de esta tierra es muy antigua. En ella floreció el reino de Axum, una antigua civilización que, para algunos, era comparable a la Roma de la época, y que duró hasta el siglo X.

De 1890 a 1941, fue una colonia italiana, formando parte de lo que, en la época de Mussolini, se conoció como Impero Italiano. Durante esa época, fueron construidos edificios, infraestructuras, carreteras y vías férreas. Eso ha dejado una huella característica en el país, sobre todo en su capital, Asmara, una ciudad con un sorprendente aire europeo y cosmopolita. Se conservan bellos edificios de la época colonial, como la catedral, el cine Impero, y el taller Fiat.

En esos años fue cuando los italianos construyeron la infraestructura de lo que hoy es el ferrocarril de Eritrea. En su momento fue de los más modernos e importantes trenes de vapor de Africa. Pero la Segunda Guerra Mundial, con la invasión inglesa y la expulsión de los italianos, supuso la destrucción de buena parte del ferrocarril. Sucesivos conflictos fueron destruyendo lo que quedaba, y no fue hasta la independencia que se comenzó a reconstruir el viejo trazado de la época colonial.

Debido a los escasos recursos del joven estado eritreo, ha sido necesario emplear las viejas locomotoras y vagones de los años treinta. El resultado es un sorprendente viaje en el tiempo: un modesto tren de vapor que, sin embargo, ofrece una imagen de buen funcionamiento y limpieza muy alejada de los trenes de otras naciones supuestamente más desarrolladas. No se ven convoyes llenos ni abarrotados, y el servicio se cumple con una razonable regularidad. Es como volver a viajar en nuestros trenes de vapor de posguerra, justo acabada la guerra civil.

El tramo principal que fue reconstruido es el que une el puerto de Massawa, en el Mar Rojo, con la capital, Asmara.

Debido a la antiguedad de las locomotoras, es frecuente el uso de doble tracción, aunque sea para arrastrar pocos vagones.

Estas son dos de las locomotoras que prestan servicio en esta línea: la Ansaldo 0-4-4-0T y la Breda 0-4-T

Lo exótico del paisaje, con una linea que discurre desde el Mar Rojo hasta una ciudad africana con un cierto aire italiano, y lo atractivo de un ferrocarril en servicio con viejos trenes de vapor lo convierte en toda una experiencia para aquellos que han podido permitirse el lujo de visitarlo. Es uno de esos rincones desconocidos del mundo que, poco a poco, se van situando en el mapa.  Sin duda uno de los más exóticos trenes de vapor de Africa. ¿Quien sabe? Dentro de algún tiempo se oirá hablar cada vez más y más de Eritrea. Mientras tanto, conserva ese toque decadente y misterioso que la hace tan especial. Y sus bellos y pintorescos trenes de vapor, sin duda, contribuyen a darle parte de ese encanto.

Trenes de vapor en China

China siempre ha sido un país emblemático para los trenes de vapor. Aunque el primer ferrocarril chino no se inaguró hasta 1876 (la línea entre Shanghai y Woosung) los trenes han tenido un papel importante en su modernización. Desde entonces, el tren en China ha tenido un desarrollo creciente.  Sus locomotoras de vapor han sido tan icónicas como las soviéticas. ¿Quien no ha visto alguna vez imágenes de trenes de vapor en China atravesando las enormes extensiones del país?

Y el caso es que, hasta hace muy poco, las locomotoras de vapor chinas prestaban servicio activo, tanto en lineas de pasajeros como de mercancías. No fue hasta el año 2010 que la última linea activa de vapor en China apagó sus fuegos. Desde entonces ya sólo quedan con carácter turístico o de museo. ¿Cuál ha sido el motivo de que en un país que va para potencia mundial se mantuviera el vapor durante tanto tiempo? Prinicipalmente por dos motivos: el bajo coste de fabricación de las locomotoras de vapor, y la abundancia de carbón que hay en China. Además, los avances en la fabricación de los últimos modelos de máquinas de vapor ha hecho que se ampliaran los márgenes de explotación y de potencia, aunque no llegaran a los niveles de eficiencia de la tracción diesel o eléctrica. Pero el deseo de las autoridades de modernizar la imagen del país (coincidiendo con los juegos olímpicos de Pekín 2008) hizo que se tomara la decisión de apagar las calderas.

Algunos de los modelos más emblemáticos de las locomotoras chinas llevan nombres relacionados con la revolución. Jie Fang (liberación), Jian She (construcción), Sheng Li (victoria), o Ren Min (pueblo). Pero la más importante y moderna de todas ellas ha sido el modelo 1-5-1 QJ, Quin Jin (progreso). Esta poderosa máquina ha sido sin duda una de las locomotoras de vapor más potentes que se hayan visto en la Tierra. Se llegaron a fabricar más de 4.700 unidades, y la última de ellas se construyó en el año 1988.

Esta que tenéis aquí debajo es la locomotora Jie Fang, la primera locomotora de construcción china, que empezó a fabricarse en 1950.

A continuación, bajo estas líneas, otra preciosidad: la locomotora Jian She:

Aquí abajo, la locomotora Sheng Li en acción.

Debajo de este texto, la locomotora Ren Min.

Y por último, la más famosa de todas: la locomotora 1-5-1 QJ: la Quin Lin (progreso)

Es curioso el gran cambio que ha experimentado el tren en China, pasando en poco tiempo de tener una importante presencia de la tracción de vapor a contar con los trenes más modernos y rápidos del mundo. Como es el caso del Maglev Transrapid, un auténtico bólido que puede llegar a los 500 km/hora…pero que tán sólo recorre los 30 kilómetros que van de la ciudad de Shanghai al aeropuerto. Como veis, parece más una lanzadera que un tren de alta velocidad. Aquí abajo lo tenéis.

Algo más parecido a la Alta Velocidad que tenemos aquí es el tren de la línea Wuhan – Cantón, cubriendo una distancia de unos 1.000 kilómetros. Alcanza casi los 400 km/hora. En su momento lo presentaron como el tren más rápido del mundo. Alta velocidad al estilo chino.

Está claro que el enorme cambio experimentado por este país se ha reflejado en sus trenes, llegando a unos niveles de excelencia propios de naciones occidentales. Los trenes de vapor en China han dejado paso a una nueva generacion, así que el tren en China ya es algo totalmente distinto.

Dedico esta entrada a los auténticos protagonistas, aquellos que lo hacen todo posible: los trabajadores. Aquí los veis, junto a las viejas locomotoras de vapor.

Un saludo y hasta la próxima.